<$BlogRSDUrl$>

martes, enero 13, 2004



JUEGOS

Estoy enganchada al dynomite, hace dos días era el acqua bubble, pero la demo ha caducado. Cuando me voy a la cama no paro de ver bolitas de colores, además juego a apuntar, disparar, juntar tres iguales y a por otras.

Para mi jugar a juegos de esos, como el inigualable tetris, es como salir una noche de copas, en el momento lo pasas muy bien, pero luego pagas las consecuencias, y la resaca de los juegos me hace sentir más estúpida que la otra.







domingo, enero 11, 2004



LA OTRA CARA DE LA MONEDA

No me gusta la gente que en los autobuses se sienta en el asiento del pasillo, para que tú si quieres sentarte tengas que montar el número, pedirle que se levante o pasar casi por encima, y mientras haces todo esto murmuras un tímido ‘perdón’, ¿por qué lo hacen?

No me gusta que cuando me queda media copa venga un portero con un pinganillo en la oreja a decirme que me tengo que ir, como sigamos así dentro de poco los restaurantes copiarán la idea y nos tendremos que llevar la comida en un tupper.

No me gusta ver a mi abuelo comer sopa, ¿cómo se puede hacer tanto ruido con sólo una cuchara y un poco de líquido?

No me gustan esos días en los que decido que tengo que salir por narices, y entonces me pongo a mandar mensajes a todo el mundo, y o se me juntan varios planes y quedo fatal, o no me contesta nadie, y sigo tirando de agenda, y cada vez es peor, y me voy a mi casa deprimida, o quedo con alguien que ni me apetecía y me pregunto una y mil veces, ¿pero qué hago aquí....con este?

No me gusta salir los domingos, ¿estamos olvidando que es el día del descanso?




jueves, enero 08, 2004



¿Y QUÉ?

Pues sí, me gusta Machos, me divierte mucho, y como lo ponen cuando yo estoy trabajando mi madre me lo graba.

Me gusta comer roscón el día de Reyes, y los mensajes que te llegan de personas diferentes diciendo las mismas frases hechas.

Me gusta escribir mensajes y esperar la respuesta mientras el estomago se encoge, cambia de lugar, y luego vuelve a su sitio.

Me gustan las conversaciones telefónicas de media hora sobre temas que seguro que no van a cambiar el mundo.

Me gusta perder el tiempo para retrasar la hora de irme a la cama, aunque me arrepienta a la mañana siguiente.

Me gusta pasar la noche con alguien tan interesante que me haga olvidarme esa creencia de que el amor y el sexo van juntos.

Me gusta el 2004, suena bien.





This page is powered by Blogger. Isn't yours?